Hoy en día, la vasectomía es un procedimiento médico realizado cada vez con mayor frecuencia. Dentro de las campañas de planificación familiar, este procedimiento es uno de los más competitivos hasta nuestros días.

Es común que, al ser algunas veces un tema tabú entre la población, aparezcan dudas que den paso a la generación de mitos sobre la vasectomía. Pero lo más importante es siempre acudir con un especialista que pueda brindar la mejor asesoría.

Cuatro de los mitos más comunes de la vasectomía son los siguientes:

  • Elimina la eyaculación. Esta afirmación es falsa, pues la eyaculación se produce en la vesícula seminal y la próstata. Además, se ha constatado que tras una vasectomía sólo disminuye entre 2% a 3% su volumen. Lo que pasa por el conducto deferente –que es cortado en la cirugía- son sólo los espermatozoides.
  • Provoca disfunción eréctil. También es falso, pues está probado que no produce ningún tipo de efecto colateral o cáncer, como se ha llegado a pensar.
  • No se puede revertir. Falso. Antes de los 10 años de realizada la cirugía, el 90% es reversible.
  • Es un procedimiento complejo. Al contrario de lo que se piensa, la vasectomía es una operación que solo tarda alrededor de 15 minutos. Además no es invasiva y es ambulatoria.

Visita a tu especialista para que te brinde información más detallada acerca de este procedimiento.